Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies

Celtas Cortos: “Sentimos que nuestras canciones ya no nos pertenecen”

18/09/2011

  • En este apartado de Sueños Vividos aparecerán personas que han logrado alcanzar sus sueños y empezamos con Celtas Cortos porque habiendo cumplido sus sueños, ha prestado su ayuda a esta web La Tierra de los Sueños para intentar alcanzar los propios.


Agosto mes repleto de fiestas patronales y en ellas se escuchan los sonidos de un grupo musical ya mítico como es Celtas Cortos. Aprovechamos su concierto en la Aste Nagusia-Semana Grande de Donostia/San Sebastián para charlar con ellos.

Celtas Cortos, en el 2011, lleva 27 años en la música. Ahora bien todo surgió en el Instituto las Delicias, ¿cuál es el primer recuerdo?
Bueno son muchos pero por contar uno, recordamos el día que Oscar García, componente del grupo desde sus primeros orígenes, fue a ver un concierto a nuestro Instituto. Él se quedó maravillado con el conjunto que hacia música celta, habló con esos chicos a los que no conocía (al ser recién llegado a la ciudad y al Instituto) porque tocaba la guitarra y, en esos momentos, estaban allí dos miembros que todavía pertenecen al grupo que son Goyo y Cesar Cuenca. A partir de ese día empezaron a tocar juntos

 Aunque es el año 1984 el origen remoto del grupo existen varias fases empezando por el denominado Colectivo de Música del Instituto Las Delicias.

Esa época duro poco enseguida le cambiamos el nombre por Colectivo Musical Eurofolk, porque con el nombre de instituto no podíamos participar en el concurso organizado por la discoteca Sheraton de Valladolid y después de ganar el concurso pasamos a Celtas Cortos. Posteriormente, algunos miembros del grupo Almenará que también hacían música folk se juntaron a Celtas.

 Sin embargo en un principio Celtas Cortos era un grupo más en el panorama musical hasta el año 1990, ¿no hubo ganas de tirar la toalla tratándose de un tipo de música como el folk no mayoritaria?

No, porque en 1990 pudimos grabar un disco con el apoyo de la Junta de Castilla y León que llamamos entre nosotros Disco 0 (porque era un disco compartido con otros grupos). Vimos que íbamos por el buen camino y que a la gente le gustaba nuestras canciones.

A partir de entonces éxitos como Cuéntame un cuento, 20 de abril, La senda del tiempo..., canciones coreadas por todos de memoria. En fin el sueño de todos los cantantes, ¿qué se siente?
Algo muy grande, porque a partir de ahí te das cuenta que nuestras canciones ya no nos pertenecen sino que son de todas las personas que nos siguen. Además, ilusiona ver que nuestros seguidores pertenecen a distintas generaciones, incluso jóvenes de menos de 18 años, que nacieron después de que crearamos varias de nuestros canciones más conocidas y, aun así, se las saben de memoria, otro sueño cumplido.

Canciones pero también experiencias, viajes conocer gente... Nos podéis recordar alguna que os haya hecho cumplir vuestros sueños.
En 1992 llenar la plaza de toros de las ventas con 22.000 personas. Como anécdota, a partir de nuestro concierto y algún otro que lleno con tanta gente decidieron bajar el aforo por motivos de seguridad. Es un concierto que continuamente nos viene a la memoria.

Aunque ahora vivimos el 2011 con la industria de la discografía está en muy mala situación, ¿cómo lo ven Celtas Cortos?

No se puede negar esa difícil situación en la industria musical. Además estamos ante una grave coyuntura económica que afecta a nuestra sociedad, pero Celtas Cortos no nos podemos quejar y las cosas van hacia adelante. Ahora estamos en plena gira de nuestro nuevo disco Introversiones.

Siempre hay nuevos proyectos y ahora estáis participando en el proyecto La Tierra de los Sueños, ¿Por qué os hemos convencido?
Porque a nosotros si nos piden las cosas de buenas maneras nos resulta difícil negarnos. En cuanto supimos que nuestro grupo inspiraba la web ya estábamos predispuestos a participar y, una vez visto el proyecto, nos encanta colaborar en el mismo.

“Carta a Rigoberta Menchu” es ahora la música de La Tierra de los Sueños. Contadnos cómo surgió esa canción que estaba incluida en el disco Tranquilo Majete de 1993.
El componente de nuestro grupo, Jesús Cifuentes Cifu había estado en Guatemala de cooperante y coincidió con el Premio Nobel a Rigoberta, por ello hicimos la canción a modo de homenaje. Al final ha resultado que encima ha servido para encontrar el camino a la Tierra de los Sueños.

Está claro que Celtas es un referente en el que se miran muchos músicos, ¿qué consejo les darías para que ellos también logren alcanzar sus sueños?
Solemos decir que las cosas no vienen dadas y cuando se alcanzan los sueños no es fruto de la casualidad sino que son consecuencia de mucho trabajo y de creer cada uno en los sueños propios.
 

Volver

Comentarios Facebook: